Medicamentos versus Remedios Naturales

Nubes de otoño al atardecer.

Nos acercamos a fechas en que hay cada vez menos horas de luz y a la vez un mayor contraste entre las temperaturas diurnas y nocturnas.

Con frecuencia las primeras semanas de otoño son cálidas y durante el día hay, en las horas centrales y por la tarde, temperaturas primaverales. Pero al pasar al interior de una casa, edificios, o transporte público, la temperatura cae. También en cuanto se pone el sol, el mercurio se desploma rápidamente.

Todo esto ocasiona enfriamientos y resfriados sin darnos cuenta. Muchas veces parece que hace calor y el hay sudoración en la piel de modo que este proceso se detiene bruscamente al cambiar de lugar, y se produce el típico constipado.

Ocurre con frecuencia tanto por el desarrollo de una actividad o ejercicio físico o cuando estamos quietos bien en trabajos de escritura y lectura, o de ocio como viendo un espectáculo o paseando. Sin percibirlo el cuerpo va perdiendo temperatura muy lentamente y cuando nos damos cuenta ya es demasiado tarde.

Otras veces esto ocurre mientras dormimos. Al acostarnos la temperatura es fresca pero esas sábanas y colchas empleadas, a las pocas horas, aún son demasiada ropa para este otoño cálido. De repente sudamos por esas sábanas y edredones, y nos desarropamos. Al poco rato, dormidos y sin abrigo, nos enfriamos y ya está servido el constipado.

Ropa de abrigo para protegernos de día y durante el sueño.

Son las fechas más proclives para esta clase de dolencias el otoño y la primavera. Difícilmente nos resfriaremos en el verano, salvo por el abuso de los aires acondicionados, o en el invierno, en donde podemos pasar de lugares con una calefacción alta a entornos ambientales más fríos.

La mejor manera de prevenirlo es usar la ropa justa y adecuada. El cuerpo tiene una alta capacidad de autorregulación pero eso no quiere decir que no le podamos echar una mano estando pendientes del clima y el entorno.

Si ya hemos empleado el abrigo necesario y promovemos el uso de la energía sostenible con los sistemas de calefacción necesarios y justos, otra manera de prevención a nivel orgánico es reforzar nuestro cuerpo con sustancias naturales.

Lo más apropiado es alimentarnos de manera equilibrada tomando alimentos que dotan a nuestro organismo de las vitaminas, minerales y oligoelementos propios para el desarrollo óptimo de su actividad vital.

Otro aspecto necesario es el descanso. Muchos de los problemas y dolencias que se padecen en la actualidad debido a los hábitos seguidos, se pueden remediar con sosiego y descanso.

Por una malentendida competencia sobre todo laboral, se descuidan aspectos básicos como el descanso, conduciendo a un punto de estrés elevado que se combina con menos horas de sueño precisamente porque no podemos conciliar el sueño.

Esa situación lleva a la enfermedad debido a que el cuerpo en algún momento se descompensa y para defenderse, se viene abajo, produciéndose así un período de recuperación vital mediante sobre todo descanso.

Hierbas y productos artesanales para reforzar nuestro organismo.

Existen, como se comentaba, una gran cantidad de sustancias naturales que pueden reforzar nuestro sistema inmunitario. Estas sustancias sirven siempre que se cumpla todo lo anterior, como la alimentación y el descanso.

También hay un aspecto que es crucial en todo esto. Se trata de nuestro estado emocional.

Esas situaciones en forma de amor y desamor, de orden afectivo, de tipo familiar, amistad, y con frecuencia laboral, por exceso o defecto, tienen un impacto sobre nuestra salud emocional lo que se trasladará a una afectación de nuestro estado de salud físico.

Por eso, muchas veces, ante un disgusto o una decepción, o una expectativa no cumplida que nos interesaba mucho, enfermamos de alguna manera. Eso puede ser desde un enorme resfriado, a un estado de ansiedad o situación depresiva.

En cualquier caso, mejor prevenirlo, aunque para esto no hay vitaminas en frasco. Más la prevención se encamina a estar bien acompañados.

Las sustancias más comunes son desde toda clase de tés e infusiones de hierbas medicinales. También podemos ampliar los tipos de frutas y verduras, que podremos consumir mediante postres, menestras y batidos, para estar llenos de todos esos elementos.

El consumo de miel y sus derivados son otros remedios caseros que se emplean junto a zumos y batidos con cereales para dar aportes extraordinarios a nuestro cuerpo.

Mediante la industria farmacéutica se publicitan muchos medicamentos y otros productos más bien de tipo homeopáticos que nos pueden dotar también de estas sustancias. Aunque no servirán de nada si no se siguen los hábitos saludables que antes se indicaban.

Vegetales y alimentos sanos para una dieta rica, sana y equilibrada.

A veces presionados por una vida que se llena de muchísimas obligaciones, tareas y actividades estresantes, algunas personas se abalanzan sobre estos complejos vitamínicos para poder cumplir con toda esa carga. Son como un estímulo que puede funcionar para momentos breves y excepcionales.

Pero es más sensato recalcular todas esas tareas que realizamos para ver si encajan dentro de una vida plena y razonable. Tal vez debamos evaluarlo todo y reestructurarlo en un modelo más acorde con nosotros y lo que queremos.

También mediante lácteos la industria alimentaria se ha puesto en marcha para incluir dentro de estos preparados compuestos de tipo inmunológico. Igualmente que los de tipo farmacéutico su uso no deberá ser un sustitutivo de los demás hábitos, y su uso puede resultar adecuado para períodos breves y concretos.

Su consumo habitual ocasiona que nuestro cuerpo deje de producir esas sustancias de manera natural.

El cuerpo cuando enferma, por una parte se le debe ayudar mediante ese descanso y vitaminas naturales, pero por otro, esa situación es una oportunidad magnífica de estimular en el organismo sus defensas naturales.

Al final casi ningún medicamento sirve si el cuerpo no se quiere cuidar.

Medicamentos y complementos nutricionales para curarnos.

Dárselo todo hecho es un error que a largo plazo pagaremos muy caro porque ante cualquier pequeño problema futuro que se encuentre, tropezará estrepitosamente y será necesario siempre darle todos esos complejos vitamínicos, aportes y medicamentos de manera artificial.

También en el cuerpo se produce una evolución y aprendizaje natural. Si se lo impedimos, caminaremos hacia una involución orgánica.

Seguir los hábitos antes mencionados, nos dará una mayor ventaja cuando debamos afrontar futuras dolencias, haciendo algo tan simple como tener una vida social sana, hacer deporte, comer y dormir bien.

 

____________________________________________
Nota:
“Todos estos consejos son generales, y para una alimentación sana, es siempre necesario el consejo personalizado y especializado de tu Médico de Familia o Dietista titulado así como profesionales pertenecientes a Organismo Oficiales de Salud Pública.”
____________________________________________

Autor del artículo:

Jesús Pablo Alonso García

http://linkedin.com/in/jesuspabloalonsogarcia

http://www.jesuspabloalonsogarcia.aguadul.com

(g+) jesusp.alonso@gmail.com

@jpalonsogarcia

Enlaces de interés:

http://www.aguas.bio

http://www.salutaris.life/nutricion

http://www.agua.bio

http://www.inteligenciaemocionalycoaching.com

http://www.aguadul.com

http://www.aguadul.eu

http://www.salutaris.life

http://www.salutaris.online

http://www.blogjesuspablo.aguadul.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *