Salud Económica

Salud Económica

La flor del ficus.

 

Cuando hablamos de Salud, en seguida se nos viene a la mente todo lo relacionado con el “cuerpo”. Después pensamos en el “equilibrio mental”, es decir, todo aquello que nos da sosiego y calma.

Y asociado a ese equilibrio mental personal, el equilibrio afectivo y social, que es todo aquello que nos relaciona con lazos de distinto grado de tipo personal y familiar con otras personas.

Pero igual que nuestro cuerpo físico existen otros parámetros reales sobre los que se sustenta, digámoslo así, “nuestra felicidad”.

Estos parámetros pueden consistir en nuestros “conocimientos adquiridos”, el medio que nos rodea, nuestra “educación y destrezas”, y por supuesto, nuestra “economía”.

La economía personal no solo se circunscribe a nuestros bienes materiales. Economía es una palabra asociada al dinero. En seguida pensamos en billetes y monedas y todo aquello que podemos comprar y adquirir como bienes de consumo.

Sin embargo, el concepto de economía es más amplio porque parte de un planteamiento antropológico, estando presente dicho concepto en campos tan dispares como el energético por poner el caso.

A la hora de calcular acerca de la realización de una tarea o una acción, hablamos por ejemplo de economizar esfuerzos.

En definitiva se trata de “lograr algo empleando la mínima energía posible”

Y este planteamiento es extensible a todos los campos.

De este modo se puede establecer como nuestras relaciones parten en realidad de la necesidad.

Las personas se agrupan unas junto a otras por economía. Es algo ancestral que tiene origen en las primeras relaciones que establecimos entre grupos humanos para poder sobrevivir en un entorno adverso.

Fue un hecho necesario para poder encarar los peligros frente a otros predadores e incluso otros grupos humanos.

Las relaciones y vida familiares tienen ese punto de partida original en la búsqueda de protección. Vivir en comunidad era más ventajoso que realizarlo en solitario o en grupos muy pequeños.

Era más prolífico tener una familiar más amplia y por tanto una mayor ventaja frente al entorno, lo cual nos otorgaba una economía más próspera en cuanto a lograr sobre todo alimentos, seguridad y cobijo.

Más adelante estas relaciones serían más complejas de manera que habría toda evolución comercial y creciente especialización que durante milenios conducirían a las mismas relaciones establecidas hoy en día.

Actualmente, en la base de nuestro planteamiento antropológico y visceral, siguen estando presentes los mismos conceptos de entonces, solo que han evolucionado y se hicieron más especializados.

Así, las relaciones actuales, persiguen una ventaja económica por simple supervivencia, aquella que de manera primigenia tratamos de conservar.

En la actualidad donde todo parece girar alrededor de los bienes materiales, podemos observar cambios muy visibles.

La base material es muy amplia pero se están estableciendo nuevas relaciones de poder y bienes intangibles basados en relaciones provechosas.

Tal vez se esté produciendo un cambio en este tipo de relaciones que habrá que analizar si persiguen la simple supervivencia mediante el cambio en este tipo de relaciones que se establecen o por el contrario obedecen a una evolución del ser humano hacia un propósito superior.

Cuando se ha producido un cambio evolutivo en el pasado, al final sobrevivieron aquellos seres que tuvieron una visión más clara y superior frente a ese futuro que dibujaba.

Seguro que iremos observando pronto si realmente se está produciendo ese cambio a una visión mejorada del mundo basado en nuevos valores que nos permitan subir un pequeño peldaño más en este viaje.

Pero hasta entonces, mientras se da forma a ese nuevo sistema que se está gestando, nuestra base material es más que evidente.

Por esa razón debemos manejar la economía actual que está establecida pero podemos hacerlo a nuestro favor desde una manera saludable.

Saludable en cuanto a concederle su valor justo como un patrón de medida en la gestión de nuestras tareas y actividades, pero a la vez sabiendo que es ajeno a nosotros.

El dinero no es nunca malo ni dañino. Sí lo es ponerlo por delante nuestro.

Ahí empiezan todos los problemas. El dinero, la economía y los bienes materiales nos permiten desarrollar toda clase de proyectos. Pero ante todo es sólo un patrón y una medida para poder relacionarnos entre nosotros, mediante el empleo de un lenguaje propio en cuya base está el progreso y la supervivencia personal.

En este sentido la salud también está presente en nuestra economía personal. Si la misma no va bien, tendremos muchas carencias. Por el contrario si gozamos de una buena salud económica progresaremos.

Y en dicho estado de Salud Económica tiene casi todo que ver con nuestra manera de ver las cosas, nuestra visión personal del mundo, nuestra motivación, y propósito escogido.

___________________________________________

Nota:

“Todos estos consejos son generales, y se entiende que cada persona es responsable de su propia economía.

Para asesoramiento especializado sobre bienes, temas económicos, y fiscalidad se aconseja acudir a profesionales especializados en el tema así como a acudir a los Organismos Oficiales sobre dichos asuntos.

Ministerio de Economía

Agencia Tributaria

____________________________________________

Autor del artículo:

Jesús Pablo Alonso García

http://linkedin.com/in/jesuspabloalonsogarcia

http://www.jesuspabloalonsogarcia.aguadul.com

(g+) jesusp.alonso@gmail.com

@jpalonsogarcia

Enlaces de interés:

http://www.aguas.bio

http://www.salutaris.life/nutricion

http://www.agua.bio

http://www.inteligenciaemocionalycoaching.com

http://www.aguadul.com

http://www.aguadul.eu

http://www.salutaris.life

http://www.salutaris.online

http://www.blogjesuspablo.aguadul.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *